La investigación da cuerpo a nuestro trabajo, desde el trabajo investigativo podemos encontrar las raíces de las diversas culturas escénicas que integramos a nuestro quehacer creativo. Comprendemos la investigación como un espacio híbrido que se nutre de diversas prácticas: la lectura teórica y documental; la búsqueda constante de material audiovisual con un criterio de profundidad; la presencia en festividades y performances, contemporáneas y tradicionales; la experimentación plástica; y sobre todo la práctica escénica como lugar donde encontrar las maneras posibles, los errores y las posibilidades que de ellos nacen, como lugar donde la investigación entra en lo real.

Nuestro objeto de estudio es la máscara y sus usos, desde una perspectiva que integre no solo los discursos hegemónicos del Arte y la Historia del Arte (así, con mayúsculas), sino que complementando estos con las historias y los antecedentes escénicos locales como posibles espacios de aprendizaje.